ARCARONS JORDI


flags/es.gif Spagna 


Data di nascita Età

06/06/1962 VIC (BARCELONA) (ESP)

55

Jordi Arcarons debutó en competición a los 17 años en una carrera con más de 100 pilotos, en la que terminó octavo tras superar todas las mangas eliminatorias y llegar a la final. Sólo un año más tarde ganaba la primera carrera de motocross.

Tras acabar los estudios se puso a trabajar de albañil durante 5 años, hasta que le toco hacer el servicio militar. A partir de aquel momento, su vida ha transcurrido encima de una moto, convirtiéndose en uno de los motoristas españoles más relevantes de todos los tiempos, o, más tarde, guiando los pasos de otros pilotos para que pudieran alcanzar sus propias metas.

Con 23 años se proclamó campeón de España de enduro al superar al hasta entonces imbatible Carles Mas, y poco a poco se fue decantando hacia el mundo de las maratones africanas. Entre sus muchos éxitos, destacan tres títulos de campeón de España de enduro (1986, 88 y 89) y otros cuatro campeonatos nacionales de raids (1987, 88, 89 y 92). Pero donde adquirió fama internacional fue en el Dakar, prueba que disputó en 15 ocasiones en moto entre 1988 y 2002. En ese tiempo conquistó más de 30 victorias de etapa y subió al podio en seis ocasiones, cuatro veces como segundo (1994, 95, 96 y 2001) y dos como tercero (1992 y 1993). Las motos no fueron las únicas modalidades en las que ha brillado Arcarons; en 1998 también fue campeón del mundo de motos acuáticas y en 2003 pilotó un BMW X5 en el Dakar. Ésa fue la última vez que compitió, aunque de la moto se bajó un año antes. Desde entonces siempre se ha mantenido estrechamente vinculado a la competición, pero como jefe de filas.

En 2004 fue designado mánager y entrenador del equipo KTM Repsol, donde contribuyó decisivamente a las victorias de Nani Roma (2004) y Marc Coma (2006 y 2009).

A sus 48 años de edad, Jordi Arcarons volvió a la competición activa como mochilero de Laia Sanz en el Rally Dakar 2011. No sólo se encargó de instruirla y prepararla para este enorme reto, sino que también fue su escudero, vigilando de cerca sus pasos en la carrera más dura del mundo.